No te creas todo lo que ves

Si sigues mis stories verás que llevo unos días subiendo reseñas de personas que he tenido el placer de acompañar hacia su objetivo. Uno podría pensar que soy DIOS tras echar un ojo a esos testimonios. Nada más lejos de la realidad. Resulta que la MAYOR parte de las personas que he conocido NO han llegado a alcanzar sus objetivos. Y no hablo de un 55%; hablo de más del 80%. Una cifra abrumadora. Si alguien me hubiese mencionado esta cifra antes de empezar la carrera, no se si la hubiese empezado jajajaja. Nah es coña, lo volvería a hacer sin lugar a duda.

Yo explico mis estadísticas por diferentes circunstancias:

  • Falta de experiencia y de conocimientos; desde mi punto de vista, el factor más decisivo. Sé que suena a broma pero en la carrera de Nutrición Humana y Dietética NADIE te enseña a hacer una dieta y mucho menos a GUIAR a una persona hacia su objetivo. Más que nada porque la mayor parte de las clases son impartidas por médicos sin experiencia jajajaja. Podría haberme amparado en este hecho para excusar mi pésimo porcentaje pero eso no iba a traerme ningún resultado positivo. Así que decidí empezar a formarme por mi cuenta: LEER, LEER Y LEER. Todo se ve más claro a hombros de gigantes. Aún así, mucho me temo que nunca sabré lo suficiente; ya que, como dije la semana pasada, el camino del saber es infinito (al contrario que nuestro bagaje por este mundo).
  • No derivaba a otr@s compañer@s. El hecho de que recomiendes a otro profesional no te empequeñece, te hace crecer. Hoy soy consciente de que no puedo ayudar a todo el mundo. Primero porque estoy especializado en pérdida de grasa (la nutrición humana abarca muchísimos más campos). Segundo, no voy a “conectar” con todas las personas que conozca. La experencia me ha demostrado que se necesita tener una cierta sintonía con la persona que tienes en frente para que tus consejos calen hondo. No es simplemente que os llevéis bien (que también), sino que ambos coincidáis en el abordaje del problema.
  • No tengo ninguna relación con Jesús de Nazaret. No podemos olvidarnos de esas personas que llegan a tí por si suena la flauta o que deciden seguir creyendo en el ratoncito Pérez con más de 40 tacos a sus espaldas. Por otra parte, hay circunstancias vitales que hacen que la nutrición se quede en último lugar en el orden de prioridades. Ni yo ni nadie puede controlar eso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s